Las alas de Ícaro

Todos tenemos un sueño.

Cada uno de nosotros hemos imaginado, al menos una vez en la vida, poder alcanzar algo de lo que nos hayamos imaginado desde la infancia. En la niñez se fraguan los mejores deseos, las metas más deseadas, nuestra mejor versión de lo que realmente son los logros que esperamos de nosotros para ser felices.
Continuar leyendo…

TODOS LOS NIÑOS TIENEN DERECHO A SU PROPIA HISTORIA DE VIDA

Cada niño y cada niña refleja su mejor versión de supervivencia, en relación al entorno en el que se desarrolla: familiar, educativo o escolar, y social.

Desde el entorno familiar se comienzan a dar las primeras interacciones sociales, en una situación natural tras el nacimiento. Estas interacciones están vinculadas con el tipo de comunicación, la relación a nivel emocional y el reconocimiento del cuidado físico y emocional de cada bebé, teniendo en cuenta que la educación emocional de los hijos no empieza cuando estos nacen, comienza desde el útero.


Continuar leyendo…

EL FUEGO EN EL CUERPO, ¿CÓMO CALMAR LA IRA EN LA INFANCIA?

 

 

 

A veces, sin ser demasiado conscientes, clasificamos las conductas de los niños de buenas o malas. Y esto pasa tanto en casa como en las aulas… Vamos, que nos viene pasando a los adultos. La intención se la ponemos para “ayudar a corregir” ciertas actitudes o respuestas que no consideramos adecuadas. Y normalmente nos guiamos para darles ese valor de buenas o malas según el contexto y las normas que nosotros mismos aplicamos.
Continuar leyendo…

Cuentos de vida, de Bert Hellinguer: “La fiesta”

Algunas historias nos presentan un reflejo, una respuesta, de aquéllo a lo que tantas vueltas le hemos dado durante días y noches sin conclusión ni descanso alguno.

Fuera de pensamientos que envuelven más motivos para ocultar una simple respuesta, los cuentos de vida son simples “pestañas” que protegen al ojo de “paja” y “viga” que pueden dañar la visión y la salud; estos objetos molestos tienen la misión de evitar que miremos en varias direcciones.

Los cuentos de vida,  a la vez embellecen y suavizan la mirada de quien mira. Sólo desde una mirada limpia, simple y llena de amor pueden verse las imágenes más sorprendentes de la vida, por muy realistas que sean.

A continuación puedes conocer el cuento “La fiesta” y encontrar tu propia analogía. Puede ser escuchada por niños y adultos como símbolo de la temporalidad y las personas que se presentan en nuestra vida. Cada una de ellas nos entrega un regalo. La vida no es eterna, y en nuestras casas vivimos fiestas en una sala social en las que cada uno de los que están nos ofrecen su regalo.

Unos se irán y otros se quedarán… un ratito más.

 


Continuar leyendo…