Podcast

“La importancia del cuidar del vínculo emocional del bebé desde antes de su nacimiento”

 

Escucha la entrevista completa pinchando en el enlace: https://www.ivoox.com/vitaminas-para-alma-hablando-del-cuidado-del-audios-mp3_rf_23437881_1.html

 

El estado emocional del bebé tiene mucho que ver con las emociones transmitidas desde el embarazo. Cuando la mujer embarazada siente con intensidad una emoción, su cuerpo reacciona no solo a nivel físico: latidos del corazón, frecuencia y tono de respiración, tensión o relajación muscular… sino que todo esto en conjunto genera una energía concreta en sus células, que son transmitidas al feto a través del torrente sanguíneo y la transmisión extrasensorial.

Por eso, es importante que si estás embarazada te cuides de forma especial durante el embarazo. Y no solo cuidarse es estar más pendiente de la alimentación, o hacer algún ejercicio físico. Nos referimos a una buena salud cuando a nivel emocional nos sentimos lo que se dice para simplificar:”bien”, y lo que quiere decir “en equilibrio”.

Los pensamientos son en positivo, las emociones y nuestros actos son coherentes con aquéllo que pensamos, y en definitiva aunque tengamos algún momento en el día en el que nos sintamos preocupadas por algo y puede que nos deje más nerviosas de lo habitual, o nos provoque cierta tristeza algún acontecimiento… esas emociones no las sentimos de manera prolongada en el tiempo ni con profundidad: no nos invaden.

No debemos preocuparnos en exceso de mantener esa actitud positiva hasta hacernos esclavas de ello, porque no es un estado natural. Ni siquiera tratemos de tapar pensamientos o pospongamos situaciones que debemos afrontar. A la larga ( y por un tiempo más corto del que podamos creer) nos pasaría factura y en el momento mas inesperado, con una situación hasta de lo más tonta, podrían salir esas emociones descontroladas y sin saber de dónde ni desde cuándo aparecen. Las emociones de tristeza, o rabia,  se suelen tapar y saldrán sin permiso inevitablemente cuando rebosen, simplemente por defensa, ya que funcionan como un termostato de nuestro equilibrio.

Claro, cuando estás embarazada, esto afecta aún más. El baile de hormonas en nuestro cuerpo es aun más intenso. Y nuestro bebé desde el útero lo percibe y en él se manifiesta. Incluso para el momento del parto, o cuando ya ha nacido y lo tenemos entre los brazos, atender a sus cuidados, conectar con sus necesidades y sintonizar con su identidad única… todo será más fluido si hemos tenido una buena conexión emocional con nuestro bebé. Y el bebé se sentirá y mostrará más seguro, más tranquilo, más protegido y con una relación de apego seguro en tí.

Si quieres tener más información sobre las conexiones emocionales entre mamá-bebé desde el embarazo, y saber algunas pistas sobre cómo lograr mayor bienestar, a través de la música y la gestión de emociones, te invito a escucharme en esta entrevista, hecha por Julia de Miguel, con gran cariño palpable en sus palabras, en su programa Vitaminas para el Alma.