Las alas de Ícaro

Todos tenemos un sueño.

Cada uno de nosotros hemos imaginado, al menos una vez en la vida, poder alcanzar algo de lo que nos hayamos imaginado desde la infancia. En la niñez se fraguan los mejores deseos, las metas más deseadas, nuestra mejor versión de lo que realmente son los logros que esperamos de nosotros para ser felices.
Continuar leyendo…

A “imposible” le sobran dos letras

El lenguaje metafórico es un puente entre lo simbólico y lo real, entre quien cuenta los cuentos y sus metáforas y el oyente.

Las metáforas se emplean para dar confusión a nuestra mente, y de ahí olvidar la atención prestada a nuestra parte consciente y racional. De esta forma se activa a la mente desde otra perspectiva para hacerla trabajar, para hacerla buscar.

En esa búsqueda surge información que antes no estaba.

A partir de aquí, os comparto un cuento metafórico de Albert Einsteisn. Deja las distracciones a un lado, saborea su lectura, y deja que la libertad de tu mente haga el resto…


Continuar leyendo…

Cuentos de vida, de Bert Hellinguer: “La fiesta”

Algunas historias nos presentan un reflejo, una respuesta, de aquéllo a lo que tantas vueltas le hemos dado durante días y noches sin conclusión ni descanso alguno.

Fuera de pensamientos que envuelven más motivos para ocultar una simple respuesta, los cuentos de vida son simples “pestañas” que protegen al ojo de “paja” y “viga” que pueden dañar la visión y la salud; estos objetos molestos tienen la misión de evitar que miremos en varias direcciones.

Los cuentos de vida,  a la vez embellecen y suavizan la mirada de quien mira. Sólo desde una mirada limpia, simple y llena de amor pueden verse las imágenes más sorprendentes de la vida, por muy realistas que sean.

A continuación puedes conocer el cuento “La fiesta” y encontrar tu propia analogía. Puede ser escuchada por niños y adultos como símbolo de la temporalidad y las personas que se presentan en nuestra vida. Cada una de ellas nos entrega un regalo. La vida no es eterna, y en nuestras casas vivimos fiestas en una sala social en las que cada uno de los que están nos ofrecen su regalo.

Unos se irán y otros se quedarán… un ratito más.

 


Continuar leyendo…