Saltear al contenido principal

Me levanto cada mañana cansada, con cara de no dormir mucho, entre ronquidos de mi marido y la segunda piel en la que se convierte mi hijo cada noche en nuestra cama familiar, porque eso es ahora, una cama de 1.35 y una de 90 bien pegada.
Si, me levantó cansada, pero feliz.
Quizás sea por dormir todos juntos, o bien porque las risas forman parte de nuestro día a día.  Por que otra cosa no, pero normal, lo que se dice normal,creo que no somos.
Claro que hoy en día  no hay una definición exacta y concisa de normalidad.

Somos una familia pequeña de tres miembros humanos Papa,mamá y un peque casi mayor de 5 años,  además  de los otros miembros de la familia,nuestras tres perras, el caracol y un pez.
Sin contar 3 abuelas (la suerte de hijos divorciados, mamá  tiene 2 abuelas que aportar), 1 abuelo, 1 yeye (novio de una de las abuelas) muchos tíos consanguinios y adoptados, con los respectivos primos y primas de todas las edades para hacer una gran tribu.

Esos somos nosotros una pequeña familia sin duda con mucha suerte.

En la crianza cuento con un gran padre, marido y compañero de vida fantástico. Con paciencia relativa y muchas ganas  de mejorar.
Intentando hacer  lo mejor en educación para un niño con las ideas claras y  ningún problema para  hacerlo saber, con un humor últimamente de caca, culo, pedo , pis propio de su edad y algún que otro berrinche inoportuno ( sobretodo  delante de la suegra o de la vecina súper madre del segundo).
Lo mejor de él su sinceridad, lo peor…. su manera de ser sincero!

Y luego estoy yo. La ultima que se ducha, la de la coleta y ojeras , la que deja a medias lecturas varias a altas horas de la noche.
(redes sociales y maternidad bloguera mayormente)
Con varios kilos de más  por ser mamá  basurilla, con tal de no tirar. Y con muchos defectos que ha tenido que aparcar hasta que llegue la preadolescencia del enano.

Nuestro día  a día es una rutina caótica,besos, trabajo, casa, rabieta,abrazos, jugar, cole, te quiero, biblioteca, un déjame mamá,  cuenta cuentos, parques, rabieta baño, amigos, paseos, limpieza,rabieta de nuevo, pijama,  y un largo etc de cosas que hacen supongo las familias.

Y aunque  parece que seamos una familia “normal”
creerme , no lo somos.

Nuestra manera de ser y nuestra manera de criar nos hace una familia ÚNICA .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba