Saltear al contenido principal
PEQUEÑOS MAESTROS. Escenas Para Reflexionar

A veces nos cuesta llegar a todo: la casa, el trabajo, las extraescolares, deberes, la compra, la cena, tiempo libre y ocio?. A los niños también les puede ocurrir, que ciertos días se les haga cuesta arriba cumplir con sus responsabilidades. Pero nosotros somos los adultos, necesitan de nuestra orientación para no perderse. Y tampoco somos perfectos. Esa autoexigencia nos puede hacer fallar en más cosas de las que deseamos permitirnos relajar nuestra mente, y entonces llega la culpa.

¡Menos mal que nuestros “pequeños maestros” lo ven más claro! Y de lo que les hemos tratado de transmitir comprobamos en momentos cruciales que no solo lo recuerdan, sino que le encuentran la utilidad necesaria… para devolvernos esa misma enseñanza práctica para la vida.

Madres, padres, coaches y terapeutas podemos visualizar también nuestras propias exigencias y averiguar así dónde nos llevan, y si merece la pena el camino de la exigencia. ¿Transmitimos lo mismo que aplicamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba