Saltear al contenido principal
Una Empresa Que Ayuda A Conciliar Es Una Empresa Inteligente

Son ya numerosos estudios los que se han venido haciendo en la última década sobre la correlación entre felicidad y trabajo.

Adecco, en su VII Encuesta sobre la “Felicidad en el Trabajo” realizada a más de 3500 trabajadores en toda España, confirma que tener un buen salario no es tan valorado como disfrutar de un horario flexible que permita la conciliación laboral y personal. Esta misma encuesta también afirma que una mayoría de trabajadores renunciaría a un mejor sueldo a cambio de gozar de mayor felicidad en la oficina.

¿Estamos acaso ante un nuevo paradigma en la concepción de la organización de las empresas?

Pues eso parece. Grandes compañías, como DKV, Kabel, o la eléctrica Iberdrola apuestan por el cuidado de la salud emocional de sus empleados, con brillantes resultados en términos de productividad.

 

EL SECRETO DEL ÉXITO

En España, dicen que debido a las posibilidades de luz, las jornadas laborales de algunas empresas se alargan. Y sin embargo no se está consiguiendo mayor rentabilidad por el trabajo realizado durante las horas de trabajo.

Compañías como Iberdrola, que ponen a disposición de sus empleados la posibilidad de conciliar su vida laboral con la personal mediante la implantación de un horario con jornada intensiva, ayudan a que el ambiente entre los trabajadores sea distendido. Cada trabajador dispone de su tiempo para adaptarlo a su vida personal y familiar una vez terminada su jornada laboral. Y no es solo eso: su rendimiento es mayor, ya que “evitan interrupciones y concentran el esfuerzo. El resultado: la productividad es mayor”, afirma Ramón Castresana, Director de recursos humanos de Iberdrola, en una de las entrevistas que realiza sobre la felicidad en el trabajo.

Ésta y otras compañías que ya están aplicando un tipo de política que favorece el aumento del salario emocional fomentan la realización personal de cada empleado, lo que aumenta proporcionalmente su felicidad. Según el Barómetro de Conciliación Enred-IESE 2012, los empleados que tienen buena percepción con respecto a su empresa se sienten cuatro veces más comprometidos con la empresa y con su trabajo.

Cuando cualquier persona se siente comprometido con algo su motivación es mayor, y su nivel de compromiso, implicación y permanencia es mayor a corto, medio y largo plazo.

 

CUIDADO EMOCIONAL PARA LOS EMPLEADOS

“la riqueza de las empresas se mide por la salud de sus trabajadores”.

Cuando una persona no se siente bien personalmente, afecta al resto de sus áreas. Y esta misma sensación de insatisfacción enseguida se propaga, y es difícil controlar la desmotivación y la baja estima si no se atiende desde una toma de conciencia, reordenando el papel que se ocupa en cada escenario en que se actúa a diario.

Veamos, ¿cuántas ausencias y/o bajas laborales se han registrado en sus oficinas en el último año por parte de sus empleados?

La directora del departamento de salud pública y medioambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, asegura que “la riqueza de las empresas se mide por la salud de sus trabajadores”.  Siendo así, tendríamos una fórmula muy sencilla de evaluar la riqueza de su propia empresa.

Quizás esto despierte conciencias de cambio. Y teniendo en cuenta los datos obtenidos, la relación empresa- empleados pasa por armonizar sus intereses y hacerlos comunes.

Cualquier empleado que comience a trabajar en una organización valorará su nueva situación no solo desde el plano económico. Su atención se posará en hipótesis sobre si podrá participar de las actividades y la educación de sus hijos debido a la jornada laboral; si podrá trabajar desde casa, ajustando las nuevas tecnologías con las características de su puesto y las necesidades personales o familiares que deba atender; si se sentirá legitimado para incorporar sus ideas a los planes de actuación dentro de la empresa, si encontrará un buen ambiente de trabajo, o si su jefe le permitirá desarrollar sus capacidades profesionales a la vez que se ocupe del bienestar de la plantilla. En definitiva, se preguntará si será tenido en cuenta más allá de ser un mero trabajador.

Profesionales de la salud aseguran que un empleado feliz mejorará sus resultados, será proactivo en sus responsabilidades y con el plus de generar buen ambiente en su entorno.

Una persona feliz transmite felicidad ya que es así como se siente. Y como sabemos, las emociones se contagian.

Para sentirse feliz es necesario sentirse atendido tanto en el área personal como en el profesional, y validarse desde ambos campos. Esto es, sentirse apreciado y valorado tanto por sus compañeros y superiores como en su entorno más íntimo y personal. Por lo tanto, la tarea de generar acciones que produzcan felicidad en los trabajadores debería ser placentera dentro de cualquier empresa. Y sin perder el objetivo de ganar en productividad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba